UN DÍA RARO EN SAN ROMÁN

Ayer fue un día raro en San Román. Temperatura veraniega en Santander, ventoso y gradas desiertas, al decretarse día de puertas cerradas por las Autoridades Sanitarias. Por tanto, el factor campo con nuestra afición empujando lo perdíamos. Hemos sentido mucho su ausencia en el magnífico césped que hoy pisábamos en la inauguración de San Román en competición oficial.

Comenzó muy fuerte el reciente campeón de Copa con viento a favor. Sobre el saque de centro ejercieron mucha presión a los Bisontes, que nos provocaba cometer errores, con amarilla a nuestro tercera Romain incluida que nos dejaba en inferioridad. En la primera jugada del partido, los madrileños nos encerraba en campo propio y en zona roja de gestión, en esta situación pronto llegaba la primera marca 3’, después de varias defensas al límite de los Bisontes (0-7).

Los primeros quince minutos se desarrollaba en campo del Independiente con un Alcobendas volcado en ataque, y el muro verde funcionando para sacarse la presión, solo el pie movía el marcador, López cobraba la infracción de los verdes (0-10) y nuestro apertura Aaron Forrest hacia lo propio (3-10).

A medida que avanzaba la primera parte nos sacudimos la presión y comenzamos a pisar campo contrario con más asiduidad presionando a los madrileños en su veintidós. Cuando parecía que la primera parte finalizaba con este marcador, porque transcurría en el (40’), un error de manos otorgó una melé a los grananates en campo verde que finalizó con ensayo en el (43’) después de varias fases de ataque. Fuimos al descanso con el resultado parcial de (3-17).

El paso por el vestuario les dio alas a los Bisontes que habían puesto una velocidad más, para en los primeros minutos (42’) Joel Soria ensayará, y Forrest transformará  (10-17). El partido se abría, pero un choque en un placaje  llevaba al banquillo a nuestro zaguero Finlay, y obligaba a una recomposición de la línea de tres cuartos. La segunda parte fue opuesta a la primera, el Independiente comenzó presionando y atacando y Alcobendas se deshizo de la presión sobre la base de una formación de melé solvente, que hoy fue superior. Anotó dos nuevos ensayos que mataron el partido. En la recta final, el Independiente deseaba con ansias marcar y presionamos la línea de marca durante los últimos minutos buscando un nuevo ensayo y finalizar anotando un merecido ensayo, pero la defensa se impuso al ataque finalizando (10-31).

 

En resumen, un partido en el que los madrileños han presentado un equipo potente, muy engrasado para este inicio de Liga, y hoy por hoy, unos escalones por encima.
Los verdes ha tenido buenos momentos de juego en continuidad, solvencia en el saque de lateral  y buena defensa,  pero los técnicos ya tienen muchas anotaciones donde debemos crecer y mejorar.

Además destacar hoy el protagonismo nuevamente de los jóvenes de nuestra escuela que han participado en el partido, hasta siete jugadores vistieron hoy la camisa verde, un orgullo para todos.

Al finalizar Chucho Moziman, nos daba sus impresiones……”Ha sido un partido raro, sin público en la grada apoyando a los nuestros, hemos echado en falta a nuestros aficionados. Siendo objetivo, he visto varias mejoras con respecto al partido de Ordizia, pero nuestras carencias principales, vienen desde el aspecto físico y juego colectivo, que después de una pretemporada sin partidos y muchas limitaciones en Cantabria en los contactos, nos están pasando factura. Estos dos partidos contra rivales destinados a optar al título, nos tienen que servir para ultimar nuestra puesta a punto, además de las tres semanas que nos llegan de parón ahora, nos tienen que servir para ver en nuestra próxima jornada también en San Román, el equipo que queremos. Esta semana vamos a estudiar pormenorizadamente el partido para analizarlo con los jugadores. El grupo es consciente del esfuerzo que les estamos pidiendo, y que en este parón obligado vamos a incrementar, para subir los escalones que nos faltan”….

‼️VAM💚S VERDES‼️

 

📸  Independiente Rugby Club. G.F.H

Ir arriba