TRABAJADA VICTORIA DE LOS BISONTES EN ALTAMIRA (17-20)

Día lluvioso e invernal en Ordizia. Este resultado permite a ALDRO ENERGÍA INDEPENDIENTE escalar en la autoestima y confianza.
Acudíamos al feudo de Ampo Ordizia, Altamira, para disputar la 10J de la Liga Nacional de División de Honor, ante un equipo en plena forma. A estas alturas de la competición, cada escuadra ya ha presentado sus credenciales y el equipo técnico del Club tenía muy analizadas las fortalezas y debilidades, tanto de Ordizia como las propias.

Comenzó el partido como estaba previsto en el guión, los guipuzcoanos alentados por una repleta grada en Altamira y con la moral muy alta después de su triunfo la semana pasada en Valladolid, presionando desde el mismo saque de centro, que puso en juego nuestro capitán Mariano García, que regresaba a la titularidad después de su lesión.

La estrategia de los Bisontes era clara, ninguna indisciplina y jugar en terreno contrario, pero los locales presionaban y conseguían jugar en nuestro campo y casi monopolizar la posesión. Durante  los primeros minutos, la defensa verde presentaba sus credenciales y se disponía a maniatar a los Vascos, que con un juego hoy vertical, lanzaban su caballería en conquista de la marca verde. Hasta el (16’) todo fue perfecto, llegó el ensayo de Anthony Matoto pleno de fuerza, que convertía Valentín Cruz (7-0), parecía que se encarrilaba el partido para los vascos,
pero a partir de este ensayo local, llegó anticipadamente el punto de inflexión del partido, Independiente sobre la base de un pack de delanteros dominador, aprovechó la ocasión y comenzó a desplegar un juego más solvente pisando campo contrario y comenzando a tener opciones de ensayo claras, que Ordizia desbarataba al límite en varias ocasiones. Gracias a este dominio, llegaban las indisciplinas locales y Roldán inauguraba nuestro marcador (7-3).
La formación de melé se convertía hoy en un arma letal, los locales no podía detener nuestra avalancha que hacía vislumbrar el ensayo, transcurría el (33’) de la primera parte y desde la base de una melé, nuestro número 8, Tito Olmedo, optaba por jugar, con mucho acierto, el cerrado con nuestro medio de melé Coco Roldán para fijar y pasar a nuestro ala Palmieri, que con una gran carrera desbordaba al defensor y volaba hasta marca posando el balón. La gran transformación de Coco Roldán, nos ponía por delante el partido (7-10), ahí Ordizia se revolvía y atacaba, nuestra defensa muy sólida, pero cuando se defiende los riesgos de infracciones se incrementan y ahí los francotiradores tienen sus opciones, y el francotirador local es garantía de éxito, al borde del descanso (40’) empataba la contienda (10-10), y espadas en todo lo alto.


Foto: Ordizia R.E

La segunda parte se preveía otra salida en tromba local, pero aparecía nuestra defensa y sobre todo nuestra gestión del partido, que nos permitía controlar los tiempos y generaba las mejores opciones para nuestros intereses. Estábamos jugando el mejor Rugby, y en el (50’) una jugada muy dinámica y con diversos apoyos la culminaba Coco Roldán (50’) y conseguía transformarlo él mismo (10-17).

Ambas escuadras buscaban mantener la intensidad e introducían varios cambios, en busca de la mayor fuerza y frescura en la última parte del partido. Los verdes continuaban con el guión preparado, manteniendo el juego en zona de gestión y encerrando a Ordizia en su campo, una nueva infracción local (70’) permitía a Coco subir el (10-20), y alejarnos un poco más en busca de la victoria.

Llegaba el minuto fatídico (75’), el colegiado catalán Roger Parera, mostraba, a nuestro primera Lucas Bordigioni, que apenas llevaba unos minutos en el terreno de juego, la tarjeta roja directa, por placaje sin balón, esta situación les daba alas a los de Goierri y les permitía plantarse en un saque de lateral a cinco metros de nuestra marca, sobre la obtención comenzó su ataque que estaba siendo detenido in extremis por los nuestros. Después de trabajadas fases,  ensayaba Alain Araña (77’) y tocaba la épica, ahí, ALDRO ENERGÍA INDEPENDIENTE aprobó con nota alta, encerraba a Oridizia en su línea de veintidós para disputar los últimos compases del encuentro, y defendía como un coloso hasta que el colegiado en el (44’), daba por finalizado el partido y la victoria viajaba a tierras cántabras.

Foto: Ordizia R.E